4 de mayo de 2013

Hemos trabajado el Espíritu Santo y nosotros



En el relato que hemos escuchado hoy de los Hechos de los Apóstoles, ante el conflicto que tienen los primeros cristianos ante las obligaciones y normas judías que deben cumplir los gentiles, terminan diciendo los Apóstoles: “hemos decidido el Espíritu Santo y nosotros”. ¡Qué frase tan sencilla y con tanto contenido!
La afirmación que hacen los responsables de las primeras comunidades encierra una teología fundamental y básica que no siempre sabemos poner en práctica.
Me explico: cuando tenemos que tomar decisiones importantes en la vida, solemos reaccionar de dos formas:
Unos piensan en solucionar las cosas con sus solas fuerzas, se creen todo-poderosos, autosuficientes y se olvidan de Dios. Luego cuando las cosas no salen como ellos esperaban o querían es cuando se acuerdan de Dios y le echan las culpas de todo.
Y otros, sin embargo, confían todo en Dios. Cuando tienen problemas o cuestiones que resolver miran al cielo esperando que Dios actúe. Por ejemplo cuando uno tiene exámenes o tiene que realizar un proyecto complicado en su trabajo encendemos una vela o le rezamos insistentemente a algún santo que nos ayude. Pero nos olvidamos de estudiar o de realizar bien el proyecto. Evidentemente que Dios no nos resuelve las cosas, si nosotros no movemos un dedo.
Lo ideal es unir ambas posturas: confiar en que Dios nos va a ayudar y saber que nosotros debemos esforzarnos para conseguir los objetivos que se nos plantean en la vida. Así estaremos actuando igual que lo que decían aquellos primeros discípulos: “hemos decidido el Espíritu Santo y nosotros” o mejor dicho “hemos trabajado el Espíritu Santo y nosotros”.

1 comentario:

  1. Ya lo dice el refrán: "A Dios rogando y con el mazo dando"

    ResponderEliminar