18 de octubre de 2014

Renace la alegría


En este fin de semana estamos celebrando el DOMUND (Domingo Mundial de las Misiones). Hay años en los que esta fecha nos trae lemas extraños, rebuscados y demasiado filosóficos. Pero en esta ocasión no es así, al decirnos: "Renace la alegría".
Cuando vi por primera vez el cartel, con esos rostros sonrientes y esa frase tan clara y sugerente, dije: "es verdad, la presencia de un misionero suele ser causa de alegría". Y así lo he vivido yo durante los años que he estado en Santo Domingo. He sentido cómo a través de la Fundación Niños Limpiabotas La Merced, las Misas, el Sacramento de la Reconciliación, la visita a los enfermos, la catequesis de niños, la pastoral Familiar o el Corito Chichigua he conseguido despertar la alegría en muchos rostros. Y lo más interesante de todo es que no soy yo quien brilla, no soy yo quien despierta esa alegría, sino el Evangelio de Jesús que sana a los enfermos, da alegría a los tristes, consuelo a los afligidos y libertad a los cautivos.
Al leer este lema muchos se pensarán que la alegría sólo renace de un lado, que sólo los que entran en contacto con nosotros los misioneros sienten alegría, y no es así. Esa felicidad es recíproca, sí. Soy yo quien he visto renacer en mí la alegría, al compartir la vida con tanta gente buena, que cree en Dios y te contagia esa fe. Soy yo quien siente esa felicidad de estar al lado de los más necesitados.
Hace poco un amigo de mi pueblo me decía: "Santi, no te canses de sonreír y compartir esa alegría que llevas dentro y que siempre compartes con nosotros, porque realmente es contagiosa".
Hoy, Día del DOMUND, quiero dar gracias a Dios porque "me utiliza" para ser fuente de alegría, porque se ha fijado en mí para ser misionero. Pero sobre todo quiero darle gracias porque, cuando llegué a Santo Domingo pensaba que iba a salvar y ayudar a mucha gente, y sin embargo soy yo quien ha encontrado la salvación y la ayuda al lado de estas personas.
Querido mangante, te invito a sonreír y compartir también con los demás la alegría que llevas dentro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada