29 de octubre de 2011

A veces me siento escriba y fariseo


     En el evangelio de este domingo, Jesús da un toque a los escribas y fariseos, diciendo que ellos dicen y  predican cosas que luego no cumplen, que ponen cargas morales muy pesadas a la gente y luego ellos son los más inmorales.
     Y este evangelio me da un toque a mí también, que muchas veces doy consejos a la gente, predico cómo debemos comportarnos y, quizá en algunas ocasiones, soy yo el primero en no cumplir, en no poner en práctica lo que digo.
     Todos los cristianos corremos ese peligro de no hacer lo que decimos. Dijo Gandhi: "Cuando usted me convenza de que los cristianos viven conforme a las enseñanzas de Cristo, seré el primero en convertirme". Y es que es verdad, nos sobran palabras y nos faltan más acciones.
     Un profesor que me enseñaba Teología nos decía en clase: "La mejor homilía es el ejemplo".
     Pues eso, Señor, que yo pueda ser ejemplo de palabra y de obra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada